viernes, 21 de junio de 2013

Nulidades y abogados

Escribo a "vuela pluma" lo que se me viene a la cabeza. Hay muchos abogados y muy buenos pero, seamos francos, resulta difícil separar el grano de la paja. Ni todos saben, ni todos valen, ni nos podemos permitir muchos de ellos. ¿Qué hago?

Un par de ideas antes de responder a esta pregunta:

  • Si el abogado ... ... no es especialista en nulidades no lo cojas. Son tan diferentes los procesos de nulidad y de divorcio que en muchos casos los que llevan estos no pueden llevar aquellos.
  • "Soy abogado rotal": Eso solamente significa que ha hecho un curso en La Rota, pero no que sea el mejor ni siquiera que pueda llevar tu causa.
  • Efectivamente, para llevar la causa de nulidad necesita estar dado de alta en el elenco del tribunal que vaya a estudiar tu caso, de lo contrario tendría que pedir una habilitación "ad casum".
Ahora sí, ¿cómo desenvolverme con soltura en el movedizo terreno de los abogados? Mi consejo, hablando en términos generales, es que no lo hagas. No acudas a ellos de primeras. 

En el Tribunal recibimos a todos los que quieren ser asesorados sobre la nulidad de su matrimonio esta visita previa te puede clarificar muchas cosas antes de iniciar el proceso. 

Otra opción es preguntar a tu párroco. Muchos sacerdotes tienen conocimiento de buenos abogados eclesiásticos, a veces feligreses suyos, o que han llevado causas de personas que ellos conocen. En la parroquia también te pueden aconsejar.

Última cosa: Si tienes algún problema, si ves que algo no va bien, acude al Tribunal. Pregunta para que te puedan asesorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada